Cuida tu piel en invierno y prepárala para la primavera

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinyoutube

Tras el frío invierno empieza a asomar la primavera, con sus días más largos y cálidos, que nos llenan de entusiasmo. Es el momento perfecto para prestarle especial atención a nuestra piel; preparándola para el calor y para que luzca radiante de cara al verano. Con estos consejos, conseguiremos nutrirla como es debido  y evitar que se deshidrate.

 

1.- Exfoliación

Con esta acción, liberaremos la piel de células muertas y podrá oxigenarse mejor. Lo aconsejable es hacerlo con exfoliantes naturales que podemos hacer en casa, por ejemplo, mezclando sal marina de un grosor medio con aceite de coco o de oliva extra virgen. Aplicaremos esta mezcla en la piel de todo el cuerpo con un masaje circular y después nos ducharemos normalmente con un jabón natural.

 

2.- Hidratación

La hidratación de la piel es algo fundamental, ya que, a través de ella, se pierde gran cantidad de humedad. De este modo, adquiere un aspecto envejecido, áspero y arrugado. Debemos ser conscientes de que si la piel está deshidratada es más fácil que se agriete y sufra

Además de ingerir suficiente agua cada día, un gran aliado para nuestra piel son las sales de Schüssler, en concreto el trío SOfT, ya que nos ayuda a preparar y nutrir la piel desde el interior. Lo podemos encontrar en farmacias.

Las sales a utilizar:

Sal nº1. Calcium fluoratum D6 + pomada nº1 – La sal de la elasticidad y la firmeza.

Sal nº8. Natrium chloratum D6 – Sal de la hidratación. Regula los líquidos corporales.

Sal nº11. Silicea D6 + pomada nº11 – Considerada la sal de la belleza desde tiempos remotos.

 

¿Cómo utilizarlas?

Aplicar la pomada nº1 por la mañana*

Aplicar la pomada nº11 por la noche*

*Las pomadas se pueden aplicar solas o mezclarlas con nuestra crema habitual.

 

En cuanto a los comprimidos, deberemos disolver por la mañana y por la noche dos comprimidos de cada sal en medio vaso de agua caliente y beberlo lentamente, manteniendo cada sorbo en la boca unos segundos antes de tragar. También se pueden poner tres comprimidos de cada sal en una botellita e ir bebiendo durante el día.

 

3.- Protección

Igual de importante que hidratar la piel es protegerla. Debemos tener en cuenta que una exposición prolongada al sol sin protección es potencialmente peligrosa, por ello, pongamos atención a los siguientes consejos:

 

–       Usar un Factor de Protección Solar (FPS) adecuado a nuestro tipo de piel: cuanto más blanca, mayor deberá ser. A mayor FPS, mayor protección.

–       Aplicar el FPS media hora antes a la exposición solar e ir renovándolo cada poco tiempo.

–       Evitar tomar el sol en las horas de mayor radiación (de 12h a 15h)

–       No exponer nunca a bebés al sol sin protección, su piel se quema muy fácilmente.

 

Si tras un día de excursión o una jornada en la playa o la piscina nos hemos quemado, podemos tomar la sal de Schüssler nº3. Ferrum phosphoricum D6 y aplicar un gel de caléndula que nos refrescará la piel y la regenerará rápidamente, proporcionando una sensación de bienestar única.

Si necesitas mas información o tienes alguna duda pregunta lo que necesites a nuestros FARMACEUTICOS ESPECIALISTAS EN MEDICINA NATURAL, o si quieres adquirir alguna de estas sales puedes hacerlo en nuestra FARMACIA ONLINE.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

zarcorios

Doctor en Farmacia.
Especialista en FItoterapia, Homeopatia y Medicina Natural